aceite de nabina, alternativa al girasol

Aceite de Nabina, alternativa al aceite de girasol

Entrevista a Patricia Abad, directora de Calidad de Eurofrits.

El conflicto bélico en Ucrania ha puesto en jaque el sector de la alimentación en nuestro país y en toda Europa. Se trata de uno de los principales exportadores de materias primas como el aceite de girasol y cereales entre otros, lo que ha obligado a la industria alimentaria a buscar alternativas y adaptarse urgentemente a la nueva situación del mercado.

Sobre esta crisis, las alternativas al aceite de girasol y la estrategia adoptada por Eurofrits para acometer este crisis hemos charlado con Patricia Abad, directora de Calidad de Eurofrits.

P- Ante el desabastecimiento de aceite girasol, ¿cuáles podrían ser las principales alternativas?

La escasez de aceite girasol ha obligado a las empresas del sector de la alimentación a buscar alternativas para sustituirlo de manera inmediata por otro aceite vegetal en todos los productos que utilizan este ingrediente. En el mercado podemos encontrar varias opciones, como el aceite de oliva, el de coco, el de soja, el de palma o el de nabina, entre otros.

P- ¿Cuál de ellas presenta más ventajas, tanto para las empresas de alimentación como para el consumidor?

En Eurofrits hemos valorado todas las opciones y hemos optado por el aceite de nabina, también conocido como “aceite de colza”, por sus grandes similitudes organolépticas, reológicas, y perfil lipídico con el aceite de girasol. Consideramos que es la alternativa más adecuada.

P- El aceite de Nabina tiene en nuestro país “mala fama” debido a una intoxicación masiva hace más de 40 años. ¿Qué podemos decir a este respecto?

Efectivamente, todos sabemos que en España el término «aceite de colza» se asocia a la intoxicación masiva padecida en el año 1981, que afectó a unas 20.000 personas. Pero tal y como se sabe y está demostrado, la causa de esta intoxicación no fue ninguno de los componentes del aceite de colza como tal, sino una serie de contaminantes que aparecieron en él como consecuencia de su tratamiento y manipulación como una grasa industrial, no alimentaria, que se desvió fraudulentamente para consumo humano. (Fuente: Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación).

Por ello, dado que el aceite de colza en sí no fue lo que originó el problema en España y debido a su uso en la industria alimentaria y en los hogares en países como Francia y Alemania e incluso Canadá, sus características nutricionales y su parecido al aceite de girasol, estimamos que es la mejor opción para poder sustituir en este momento de desabastecimiento al aceite de girasol.

P- ¿Qué cualidades tiene este aceite?

Este aceite cuenta con numerosas cualidades. En cuanto a su perfil nutricional, el aceite de nabina tiene 888 kcal por cada 100 ml, situándolo en valores prácticamente iguales al de otros aceites vegetales. Según la Base de Datos Española de Composición de Alimentos (BEDCA), este aceite contiene una importante cantidad de ácidos grasos monoinsaturados (más del 65 %), un 28% de ácidos grasos poliinsaturados y es rico en vitamina E (20,95 mg).

Según datos proporcionados por el MAPA, el aceite de nabina es un aceite muy insaturado y se trata de una de los aceites vegetales con menor contenido en ácidos grasos saturados (aproximadamente un 7% del total de la grasa) y con elevados contenidos en ácidos grasos poliinsaturados (28%), lo cual sitúa al aceite de nabina entre el aceite de girasol y el aceite de oliva.
Si lo comparamos con el de girasol, el aceite de nabina tiene más del doble de ácidos grasos monoinsaturados, pero casi la tercera parte de vitamina E, por otro lado, si le comparamos con el de oliva, el aceite de nabina tiene un 10-15% menos de ácidos grasos monoinsaturados, pero casi el doble de vitamina E.

P- En España su uso no está muy extendido, aunque en otros países es algo habitual. ¿En qué países y en qué productos es más utilizado?

En la actualidad, la nabina es la oleaginosa que más se cultiva dentro de la Unión Europea con 19 millones de toneladas, situando a Europa como primer productor mundial de colza y también a nivel de consumo. En países como Alemania, Francia, Canadá o Reino Unido su consumo es habitual. En la industria alimentaria lo podemos encontrar en productos de bollería, pizzas, leches infantiles, alimentos precocinados o aceites para fritura, así como en fabricantes de primer orden, ya que tiene un sabor neutro y, además, resiste muy bien las altas temperaturas. Estas características lo convierten en una alternativa óptima para su uso tanto industrial como culinario.

P- Al igual que el resto de las empresas de la industria alimentaria, este desabastecimiento ha afectado a Eurofrits. ¿Cómo lo han afrontado en la compañía?

En Eurofrits hemos buscado rápidamente alternativas para que este desabastecimiento afecte en la menor medida posible al suministro a nuestros clientes.

Desde el punto de vista de etiquetado, nos movemos dentro del marco de la Comisión europea con la circular emitida por la propia Comisión donde se comprende la necesidad de flexibilidad en la aplicación de las disposiciones pertinentes de etiquetado de alimentos, siempre que sea temporal, justificada y proporcionada. Y que, por lo tanto, cualquier decisión sobre una posible flexibilidad provocada por la situación actual deberá ser tomada por las autoridades competentes caso por caso y asegurando que la seguridad alimentaria no se vea comprometida.

En Eurofrits dando cumplimiento al Real Decreto-ley 6/2022, de 29 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes en el marco del Plan Nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania, se va a proceder a indicar mediante impresión por chorro de tinta la información relativa al aceite de nabina empleado en el producto.

Dicha información aparecerá junto al lote y fecha de consumo preferente para que pueda ser visible por los consumidores, en aquellos casos en los que no es posible hacer un cambio inmediato de los films impresos.

P- ¿Qué tipos de productos se verán afectados por este cambio?

Actualmente se verán afectados todos aquellos productos que tengan como ingrediente el aceite de girasol. En este caso todos los productos precocinados sufrirán progresivamente un cambio de etiquetado a medida que vaya habiendo fabricaciones en las que utilicemos el aceite de nabina en lugar del aceite de girasol.

Es por ello que de forma general la gama de preparados cárnicos y la mayoría de los churros que fabricamos, no se verán afectados a nivel general.

P- ¿Se verá afectado de algún modo el suministro de productos a los clientes?

Estamos poniendo todos nuestros esfuerzos en tener el menor impacto posible en el suministro de los productos informando de primera mano y con total transparencia a nuestros clientes de los pasos y cambios a realizar.

Creo firmemente en el gran trabajo que se está llevando a cabo por parte de todos los escalafones de la compañía desde el comienzo de la crisis, lo que está haciendo que toda esta situación que estamos viviendo se gestione de la forma más óptima posible.

P-¿Algo que añadir?

Me gustaría resaltar que en este cambio de tipo de aceite a utilizar en las recetas, no conlleva ningún cambio ni inclusión de nuevos alérgenos y por tanto este movimiento en sí de materia prima no entraña ningún peligro adicional de seguridad alimentaria.

No obstante siempre recomendamos tanto a los clientes como a los propios consumidores, que verifiquen en los etiquetados las indicaciones relativas a los cambios de aceite para estar totalmente informados de las nuevas actualizaciones que se están sucediendo en el mercado.

Deja tu comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.