Churros congelados Eurofrits

Crece el consumo de churros congelados en España

No hay invierno sin churros. Desayunar o merendar una taza de chocolate con churros es una tradición a la que se apuntan cada vez más españoles, sobre todo en los fríos meses de invierno. Y los churros congelados son una opción interesante tanto en el hogar como en los negocios de hostelería y restauración, ya que permiten disfrutar del clásico churro rápida y cómodamente. Por supuesto, este producto no podía faltar en nuestro catálogo.

Según revela la Asociación Española de Fabricantes de Platos Preparados (ASEFAPRE), el consumo de churros congelados en el hogar creció un 33,4% en el último año, alcanzando las 3.191 toneladas. Uno de los motivos de este auge se encuentra en “el aumento del tiempo de permanencia en el hogar durante el último año, que ha facilitado que se desarrollen más actividades en familia. En este sentido, los churros congelados resultan una opción deliciosa para acompañar una tarde de merienda en casa”.

Churros lazo de Eurofrits

Masa de harina, sal y agua. Estos son los únicos ingredientes de nuestros Churros Lazo, un producto sin colorantes ni conservantes ideal tanto para desayunos como meriendas que cuenta con gran aceptación entre nuestros clientes, tanto en los canales de retail como restauración.

Pero el churro de Eurofrits tiene una peculiaridad: cuenta con certificación Kosher, lo que ha permitido que nuestro producto pueda ser consumido por la comunidad judía y ha propiciado que Eurofrits se introduzca en un mercado tan peculiar como es el israelí.

El origen de los churros

El origen de este popular dulce es desconocido, aunque existen varias teorías acerca de su lugar de nacimiento.  Hay quienes aseguran que los churros fueron importados a Europa por los portugueses desde China, donde se les denominaba «youtiao», es decir, palos fritos de pan. Y se fue adaptando a los gustos europeos, añadiendo azúcar y cambiando su forma original por la textura estrellada que conocemos actualmente.

Otra teoría sostiene que los churros fueron inventados por pastores españoles para sustituir el pan fresco. La masa de los churros es fácil de producir y freír en un fuego abierto en las montañas, donde los pastores vivían la mayor parte del tiempo.

Sea cual fuere su origen, ¿a quién no le gusta un buen tazón de chocolate con churros?

 

Deja tu comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.