Freeze Eurofrits

¿Congelados? Sí, gracias

En los últimos años, la creencia popular de que los alimentos frescos son mejores y más saludables que los congelados ha perdido fuelle. El perfeccionamiento de las técnicas de congelación permite hoy que todo tipo de productos congelados  lleguen al consumidor con las máximas garantías de higiene, seguridad y calidad, lo que se ha traducido en un crecimiento del 2% del sector en el último año. En Eurofrits empleamos las últimas técnicas de congelación para mantener intactas las cualidades de los alimentos y ofrecer, además, otras ventajas.

El proceso de congelación preserva el valor nutricional de los alimentos, detiene su proceso natural de degradación y evita el crecimiento en ellos de numerosos microorganismos patógenos. Pero además, proporciona otras ventajas. Aquí enumeramos algunas de ellas:
– Si el proceso de congelación se ha realizado adecuadamente, los alimentos congelados mantienen el mismo valor nutritivo que uno fresco.

– Si se ha mantenido la cadena de frío, los productos congelados mantienen al descongelarlos las mismas cualidades que los frescos respecto a apariencia, sabor, textura, etc

– Los productos congelados están disponibles en cualquier momento, eliminando la estacionalidad de ciertos artículos y permitiendo mantener una dieta variada y equilibrada durante todo el año.

– Los alimentos congelados proporcionan comodidad a los consumidores, ya que son fáciles de almacenar y vienen listos para ser cocinados o calentados directamente, sin necesidad de lavar o limpiar.

– El uso de productos congelados ayuda a reducir el volumen de desperdicio de alimentos. Según el estudio El potencial de la conservación de alimentos para reducir el desperdicio de comida, publicado por el Centro para la Innovación Alimentaria de la Universidad de Sheffield Hallam (Reino Unido), el porcentaje de se reduce hasta el  47% por hogar respecto a aquellos que solamente emplean producto fresco.

En Eurofrits hemos incorporado las últimas técnicas de congelación para ofrecer todas estas ventajas en nuestros productos e incrementar la calidad de todos los productos de nuestro catálogo. Por ello, apostamos por el sistema IQF (INDIVIDUAL QUICK FROZEN), un procedimiento que garantiza que el producto, una vez descongelado, conserve la textura, el valor nutritivo y el sabor del producto fresco.

Se trata de un proceso de congelación rápida de manera individual que permite que los cristales de hielo que se forman dentro de las células de los tejidos sean de tamaño muy pequeño. De esta manera, se evita que las paredes celulares que conforman los tejidos se rompan y que al descongelar el producto no haya derrame de fluidos celulares, lo que garantiza que el producto mantenga sus características originales.

Gracias al cambio brusco de temperatura del sistema IQF, los microorganismos se minimizan, obteniéndose la máxima calidad higiénica.  Además una vez congelados, los productos se conservan en perfecto estado de calidad microbiológica y de garantía de salud alimentaria durante toda la vida útil de 18 meses.

Por todo ello, sin duda, la respuesta a la pregunta ¿Congelados? es: ¡Sí, gracias!

Deja tu comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.